Briana Nievas, la beba que ansiaba nacer en La Pedrera

La mamá tuvo contracciones en plena capacitación, pero pudo llegar al Policlínico a tiempo para dar a luz.

Briana Mailén Nievas tiene apenas dos días de vida y ya es una bebé famosa. El sábado, mientras sus papás Facundo y Milagros estaban en plena capacitación en el “Encuentro de Jóvenes Líderes” que se desarrolló en el Arena La Pedrera, empezó a acomodarse en la panza de su mamá y cerca de las 11 se alistó para salir a conocer el mundo. Las contracciones fueron cada vez más intensas hasta que Milagros no aguantó los dolores y debió ser atendida por los médicos que estaban en la ambulancia del predio. Parece que la bebita quería nacer en el predio, pero los especialistas lograron trasladar a la embarazada hasta el Policlínico Regional “Juan Domingo Perón” donde finalmente a la siesta, la niña irrumpió en el mundo.

Para Milagros, la experiencia no quedará como una anécdota más. “Yo no iba a ir al encuentro porque tenía certificado médico, pero acompañé a mi novio porque se tenía que acreditar y me pidió que fuera con él. Tenía fecha para el 12, pero se me adelantó, era obvio que no iba a llegar”, contó la mamá, que es primeriza.

Tanto ella como Facundo son becarios de la Secretaría de la Juventud, en el programa “Soñamos junto a vos”. Por eso estaban en el Arena junto a otros 3.500 chicos más del Departamento Pedernera.

Cerca de las 8 llegaron para acreditarse. “Me fui de casa con dos centímetros de dilatación, así que cuando llegamos, retiramos el desayuno y nos sentamos. Tipo 10:30 le dije a mi novio que no me sentía bien. Fui al baño, al salir las chicas de la organización me dieron una silla y llamaron a la ambulancia del predio, donde me tomaron la presión y me hicieron tacto: ya tenía 4 centímetros”, contó la joven de 18 años.

El estadio cerrado, más la multitud de personas en el Arena, abrumaron un poco a Milagros que ya empezaba a transitar el trabajo de pre parto.

A las 11 arribó al policlínico villamercedino y dos horas y media después rompió bolsa. “La tuve a las 15:30, fue rápido pero me hizo sufrir, estaba muy nerviosa. El papá entró a la sala de partos. Pensé que se iba a desmayar porque se puso un poquito blanco por la impresión, pero dijo que fue lo más lindo y hermoso”, comentó con una sonrisa.

Briana pesó 2,790 kilos y si bien le cuesta agarrar la teta, está muy bien. Su mamá reveló que hoy tenían que arrancar con el proyecto de la beca, dar manualidades para los chicos de un merendero del barrio San José, así que si consigue que le den el alta médica mañana llevará a la beba para que la conozcan. “Es la becada de La Pedrera. Es la primera que tengo y la última”, bromeó.